domingo, 24 de abril de 2016

Fin de la temporada de Raquetas de Nieve en el Circo Glaciar de Peñalara (Sierra de Guadarrama, Madrid).

Hoy toca hacer balance de nuestra primera temporada invernal de Raquetas de Nieve. La temporada se inició tarde por lo retrasado que llegó el invierno este año a la Sierra de Guadarrama. Las grades nevadas se hicieron esperar pero finalmente llegaron muy abundantes y copiosas, especialmente durante el último tramo del invierno.
Esta temporada hemos centrado todas nuestras actividades con Raquetas de Nieve en el entorno del Macizo de Peñalara, un lugar privilegiado para dar a conocer algunas de las muchas huellas que dejaron las glaciaciones en el Sistema Central, como la presencia de algunos Acebos (Ilex aquifolium) en un entorno de vegetación que no es el suyo propio. 
Observando las particularidades del Acebo en el entorno del Puerto de Cotos.
Pero las huellas más evidentes de las glaciaciones quedaron reflejadas en la geomorfología de la zona: Un inmenso circo cubierto de numerosas lagunas y varias morrenas que discurren por las laderas.  
El complejo lagunar de Peñalara es uno de los más importantes de España, de hecho, figura en la Lista Ramsar de los Humedales de Importancia Internacional.  
Otro de los objetivos de las excursiones con Raquetas de Nieve son los avistamientos faunísticos. En un entorno tan influenciado por el turismo de montaña, los avistamientos faunísticos son especialmente difíciles, sin embargo, durante el transcurso de nuestras salidas, hemos logrado reconocer algunos de los animales más habituales de esta zona.
El Arrendajo (Garrulus glandarius) avisa como casi siempre de nuestra presencia en el interior del bosque, emitiendo esos gritos de alarma que ponen en alerta al resto de los habitantes del pinar. También vimos al Trepador Azul (Sitta europaea) y al Carbonero Común (Parus major), pero una de las aves que más fácilmente se dejaron ver fue el Pinzón Vulgar (Fringilla coelebs):
Pinzón Vulgar cantando sobre las ramas de uno de los pinos del Puerto de Cotos.
En las zonas de mayor altitud logramos ver al Acentor Alpino (Prunella collaris), merodeando por el entorno del Refugio Zabala, para aprovechar algunos de los restos de comida que habitualmente dejan los excursionistas. 
Acentor Alpino merodeando en el entorno del refugio Zabala.
También los Cuervos (Corvus corax) están acecho de localizar algún resto de comida. Fue precisamente aquí, en el refugio Zabala, donde paramos a descansar durante la mayoría de nuestras excursiones. 
Detectamos la presencia de la Cabra Montés (Capra pyrenaica victoriae), reintroducida en la Sierra de Guadarrama en 1989. También logramos reconocer el vuelo de algún Buitre Negro (Aegypius monachus) en lo alto del cielo, y el de la Chova Piquirroja (Pyrhocorax pyrhocorax), que durante el mes de abril realiza vuelos acrobáticos que forman parte de su cortejo nupcial.  
Es sorprendente la presencia de la Mariposa Ortiguera (Aglais urticae) en zonas de Montaña. Si hay una mariposa que se deja ver en altitudes superiores a los 2.000 m. de altitud, esa suele ser la Ortiguera, llamada así porque sus larvas se alimentan de ortigas.
Un día encontramos los restos de un pájaro que había sido atacado por una rapaz, probablemente por un Busardo Ratonero. De entre los restos logramos encontrar parte del cráneo con el pico, lo que nos permitió reconocer a la especie: Un Piquituerto (Loxia curvirostra).  
En una de las excursiones nos acompañó un equipo de Televisión Española para grabar un reportaje sobre las raquetas de nieve. Bajo la dirección de Raquel Caparrós, el programa Zoom Sport aborda las nuevas tendencias en el mundo del deporte, y para este capítulo, tuvimos el honor de ser los elegidos para hablar de este tipo de actividad en la Montaña.
En definitiva, la temporada de nieve este año ha sido corta pero muy intensa. Hemos conocido a gente magnífica con la que hemos disfrutando enseñando algunos de los secretos mejor guardados de estas montañas.